Accidente isquémico transitorio

¿Qué es?

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es un tipo de accidente cerebrovascular o ictus que dura menos de 24 horas y se recupera de forma espontánea sin secuelas. Generalmente los síntomas de un AIT se recuperan entre 1 y 2 horas.

Que causa un accidente isquémico transitorio

Un accidente isquémico transitorio (AIT) ocurre debido a una interrupción del riego sanguíeno que llega al cerebro. Se trata de una interrupción reversible donde no se produce muerte del tejido cerebral, a diferencia de otros accidentes cerebrovasculares o ictus.

Este flujo de sangre al cerebro se puede interrumpir por diferentes causas como:

  • La presencia de un coágulo de sangre en una arteria del cerebro
  • El impacto en una arteria cerebral de un émbolo o coágulo de sangre que viaja por el torrente sanguíneo desde otro lugar de la circulación sanguínea, por ejemplo desde el corazón.
  • Una lesión en los vasos sanguíneos
  • Un estrechamiento (estenosis de un vaso sanguíneo que aporta sangre al cerebro.

Existen una serie de factores de riesgo para sufrir un accidente vascular cerebral en general:

Patologías relacionadas

Un accidente isquémico transitorio no es la única patología que afecta a la interrupción del riego sanguíeno, existen muchas más. En nuestros canales y reportajes dispones de la última información actualizada sobre enfermedades relacionadas con la interrupción del riego sanguíeno.

Accidente isquémico transitorio: Diagnóstico

El diagnóstico de un accidente isquémico transitorio (AIT) se realiza en gran medida basándose en la historia clínica que refiere el paciente, ya que en muchas ocasiones, no se pueden encontrar síntomas en la exploración física por su corta duración o porque han finalizado antes de poder ser explorados. El estudio diagnóstico deberá enfocarse a buscar las posibles causas del AIT, mediante la exploración y pruebas complementarias del corazón y el sistema circulatorio, el flujo sanguíneo cerebral y el propio cerebro. Así pues se pueden solicitar pruebas como:
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiografía con Doppler
  • Tomografía axial computarizada (TAC) o resonancia magnética cerebral
  • Angiografía
Además del estudio de los factores de riesgo cerebrovascular.

Accidente isquémico transitorio: Tratamiento

El tratamiento de un accidente isquémico transitorio (AIT) es ante todo lograr que no se repitan nuevos episodios de AIT o que no tengan lugar otros accidentes cerebrovasculares de mayor complicación. Para ello se prescriben fármacos que permitan que la sangre circule de forma fluida y no se generen coágulos o trombos en el interior de las arterias, por ejemplo los medicamentos de tipo antiagregantes plaquetarios como el ácido acetilsalicílico o anticoagulantes orales. También se deben controlar las enfermedades que suponen un claro factor de riesgo. El tratamiento de las causas como obstrucciones o estrechamientos de alguna arteria se tratan quirúrgicamente con angioplastia o cirugía; también la arritmica cardíaca por fibrilación auricular se trata con antiarrítmicos.

Accidente isquémico transitorio: Prevención

La prevención de un accidente isquémico transitorio (AIT) se basa en disminuir o evitar los factores de riesgo cerebrovascular mencionados entre las posibles causas de un AIT.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR