Adenoma de hipófisis

¿Qué es?

La hipófisis es una pequeña glándula localizada en la silla turca, que es una depresión ósea en la base del cráneo. Esta glándula regula el equilibrio de muchas hormonas en el cuerpo,  encargadas de controlar funciones corporales, de ahí que se la llame la glándula “maestra”.

Los adenomas de la hipófisis son tumores benignos en esta glándula. Son relativamente frecuentes (de 1 a 8 casos por cada 100.000 habitantes)  y se forman por un crecimiento anormal en la hipófisis.

Causas

No se conoce con claridad todas las causas que pueden provocar un adenoma de hipófisis. Lo que sí se sabe con certeza es que existe una predisposición  genética, ligada a una alteración del cromosoma número 11, en los enfermos que padecen de otros tumores endocrinos además de un adenoma de hipófisis. La mayoría de los tumores hipofisarios no son cancerosos (benignos). Hasta el 20% de las personas tienen tumores hipofisarios. Muchos de estos tumores no causan síntomas y nunca se diagnostican durante la vida de la persona

Adenoma de hipófisis: Síntomas

Existen tres síntomas muy claros del adenoma de hipófisis: la desaparición de los periodos menstruales o el que estos sean muy irregulares, la secreción el pezón y la disminución de la lívido. Además, también se pueden presentar síntomas de una o más de las siguientes afecciones:
  • Hipertiroidismo (aunque es extremadamente infrecuente)
  • Síndrome de Cushing
  • Gigantismo o acromegalia
Por la presión a otras glándulas que puede provocar el crecimiento de la hipófisis, los pacientes pueden notar estos síntomas:
  • Cambios en la visión como visión doble, pérdida del campo visual, párpados caídos.
  • Dolor de cabeza.
  • Letargo
  • Flujo nasal de líquido transparente.
  • Náuseas y vómitos.
  • Problemas con el sentido del olfato.
En contadas ocasiones, estos síntomas pueden ocurrir súbitamente y pueden ser graves (infarto de la hipófisis).

Adenoma de hipófisis: Diagnóstico

Ante la sospecha de un adenoma de hipófisis, su médico le hará una serie de análisis y estudios de imagen especiales. El primero de ellos será un análisis de hormonas. Además, puede realizarse una radiografía simple del cráneo, un TAC craneal o una resonancia magnética (RM) hipofisaria.

Adenoma de hipófisis: Tratamiento

El tratamiento del adenoma de hipófisis suele pasar por la cirugía, aunque en algunos casos, cuando el tumor es pequeño y no afecta por medio de la presión a otras glándulas, se recurre al uso de fármacos para reducir su tamaño. En cuanto a la cirugía, en la mayor parte de los casos, los tumores hipofisarios se pueden extirpar quirúrgicamente a través de la nariz y los senos paranasales. Si el tumor no se puede extirpar de esta manera, se puede realizar una cirugía transcraneal. En ocasiones, se puede utilizar radioterapia para reducir el tamaño del tumor en personas que no pueden someterse a una operación.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR