Alzhéimer

¿Qué es?

El alzhéimer es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse. Esta enfermedad no es una forma normal del envejecimiento. Encuadrada en el grupo de las neurodegenerativas (son las que producen degeneración de las células esenciales del sistema nervioso, las neuronas), es la enfermedad que más frecuentemente causa demencia senil.

El alzhéimer es una de las causas mayores de discapacidad. Afecta al núcleo familiar y es causa de afecciones en las personas que los atienden. Plantea también muchos dilemas morales que atañen a la capacidad de decidir, el manejo al final de la vida y la distribución de recursos a la población anciana pensionista. Así que, a la complejidad médica se añade la complejidad familiar, social y, en definitiva, política que esta enfermedad tiene.

Alzhéimer: Tratamiento

A día de hoy no existe un tratamiento del alzhéimer que permita su cura, aunque sí que existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que disminuyen la velocidad de progresión de la enfermedad si el estadío de la misma es aún temprano. Lo que hay que tener claro es que no es posible  evitar al avance de la enfermedad, tan solo se consigue que avance de forma lenta. Las funciones que se van deteriorando ya no hay forma de restaurarlas. Lo que es cierto es que el tratamiento del alzhéimer basado en la medicación de persona enferma, consigue retardar la evolución de la enfermedad de cara a reducir los síntomas que va teniendo, que pueden ir desde la depresión hasta los trastornos del sueño pasando por cambios de memoria o desorientacón. Hay que señalar también que el tratamiento del alzhéimer tambien se puede realizar con acciones terapéuticas que pueden ayudar a frenar el proceso degenerativo.

Testimonios

Causas

No se conocen completamente las causas del alzhéimer. Entre los últimos estudios realizados, se ha demostrado que en los cerebros de personas afectas por esta enfermedad se han identificado depósitos anormales de dos proteínas que forman agregados e inclusiones, desestructurando la arquitectura cerebral. Además, entre las causas del alzhéimer parece que intervienen múltiples factores, como el caso de la edad (suele afectar a los mayores de 60-65 años); el sexo (las mujeres lo padecen con más frecuencia); la herencia familiar y el factor genético; o factores medioambientales.

Alzhéimer: Síntomas

Reconocer los síntomas del alzhéimer resulta vital para lograr un diagnóstico temprano que facilite el tratamiento de la enfermedad. El proyecto kNOW Alzhéimer, que  cuenta con la colaboración y el aval de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras Demencias (CEAFA), la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) y el apoyo del laboratorio farmacéutico STADA, señala estas diez señales de alerta:
  1. Cambios de memoria que afectan a la vida cotidiana: olvidar información recién aprendida, pedir la misma información repetidamente o depender de ayudas para hacer cosas que antes hacía solo. Se trata de es una de las señales más comunes y conocidas de la edad temprana de esta enfermedad. Lo más habitual es olvidar información recién aprendida o no recordar las fechas o los eventos importantes.
  2. Dificultad para planificar o resolver problemas. Ocurre que algunas personas ya no pueden planificar como antes o actuar según un plan, no son capaces tampoco de seguir los pasos de una receta o manejar las cuentas mensuales. Tienen problemas para centrarse y se vuelven un poco más lentos para emprender las tareas.
  3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre. Incluso, pueden tener problemas para llegar a un lugar donde solían ir siempre, administrar presupuestos en el trabajo, o recordarlas reglas de un juego al que han jugado siempre.
  4. Desorientación en tiempo y lugar. Las personas que presentan síntomas del alzhéimer olvidan con frecuencia las fechas, las estaciones del año y el paso del tiempo. Otro ejemplo sería no recordar dónde se encuentran o cómo llegaron hasta ahí. La diferencia con los cambios asociados a la edad es que la confusión fuera un rato y luego lo recuerdan.
  5. Dificultad para comprender imágenes visuales y relacionar objetos en el entorno. Leer, analizar las distancias y establecer un color o el contraste son algunos de los síntomas del alzhéimer que pueden presentarse. También pueden tener problemas de percepción y pasar por delante de un espejo y no darse cuenta que lo que ven es su propio reflejo.
  6. Problemas nuevos en el lenguaje oral y escrito: pueden tener dificultades para seguir o participar en una conversación. Es frecuente que en medio de la charla se detengan y se olviden de lo que iban a decir, o repitan muchas veces lo mismo. A veces no encuentran la palabra correcta o utilizan términos incorrectos.
  7. Colocar objetos fuera de su lugar habitual y ser incapaces de recuperarlos. Dejar objetos de la vida cotidiana, como puede ser el mando de la televisión o el reloj, fuera de su lugar y no recordar sus pasos anteriores para encontrarlas son otros de los síntomas del alzhéimer . A veces acusan a otros de robarles. Con el avance de la enfermedad esto puede pasar más a menudo.
  8. Disminución o falta de juicio para tomar decisiones: es posible que regalen cantidades exageradas de dinero a alguien que quiera venderles algo. También puede suceder que empiecen a prestar cada vez menos atención a su aseo y cuidado personal.
  9. Pérdida de iniciativa a la hora de tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales: poco a poco, van perdiendo las ganas de entretenerse con algún pasatiempo, de encontrarse con amigos, de involucrarse en proyectos o practicar deporte.
  10. Cambios en el humor o en la personalidad: sufren cambios de personalidad y pueden convertirse en personas confundidas, recelosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Las personas con síntomas del alzhéimer también pueden tender a enfadarse más fácilmente.

Alzhéimer: Diagnóstico

El diagnóstico del alzhéimer suele venir precedido de la alerta por parte de los familiares, que suelen consultar en primera instancia al médico de Atención Primaria. Éste realizará una primera valoración con preguntas sobre comportamiento, recuerdos, etc. y solicitará la analítica básica con hormonas tiroideas, vitamina B12, ácido fólico y serología de sífilis (en zonas donde sea frecuente) para tratar de descartar otras causas potencialmente tratables y reversibles. Tras esto, para poder completar el diagnóstico del alzhéimer se acude a un especialista, (neurólogo, geriatra o psiquiatra, según el ámbito sanitario en que nos movamos y las características del paciente). En este nivel se podrán efectuar tanto exploraciones cognitivas un poco más amplias según la disponibilidad de tiempo, y pruebas de imagen cerebral, como una TAC, una resonancia magnética o un SPECT cerebral, u otras como la punción lumbar, según la dificultad diagnóstica.

Alzhéimer: Prevención

Son varios los estudios recientes que confirman que una buena alimentación, ejercicio y, en general, llevar hábitos saludables podrían prevenir uno de cada tres casos de la enfermedad de Alzhéimer. En general, podemos tomar como recomendaciones de prevención del alzhéimer una serie de consejos que ofrece la Fundación del Cerebro junto con la colaboración de BIAL, de cara a envejecer pero manteniendo el cerebro saludable, estas recomendaciones cuentan con el aval de la Sociedad Española de Neurología. Decálogo para mantener un cerebro saludable
  • Practica ejercicio físico moderado a diario y evita el sedentarismo.
  • Evita el sobrepeso.
  • Intenta mantenerte activo intelectualmente: lee, baila, escucha música, acude al cine y al teatro, conversa, aprende idiomas, viaja e interésate por la actualidad.
  • Participa en actividades de grupo, colabora con la sociedad e intenta interactuar socialmente.
  • Controla tu tensión
  • Evita la diabetes y la hiperglucemia.
  • Mantén una dieta saludable baja en azúcares refinados y en grasas saturadas, pero rica en verduras y pescados. Una opción ideal es recuperar la dieta mediterránea
  • Debes prevenir los accidentes, especialmente de tráfico, usando casco en las motos y el cinturón de seguridad en el coche.
  • Evita los tóxicos: abandona el tabaco y consume alcohol sólo con moderación.
  • Y, finalmente, ten una actitud positiva frente a la vida. Usa el buen humor siempre que puedas, la risa es el mejor aliado para evitar que la vida te sobrepase y elimina el estrés en todo lo que puedas.
Vídeo: Consejos para afrontar el diagnóstico del alzhéimer en un ser querido
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR