Sarcoidosis

¿Qué es?

La sarcoidosis es una patología que cursa con la formación de granulomas en distintos órganos del cuerpo, siendo más frecuentes en el pulmón y en el sistema linfático que es el sistema de circulación paralelo al de la sangre que se encarga, entre otras funciones, de recoger las sustancias excretadas de la sangre y volver a ponerlas en circulación.

El granuloma es un cuerpo duro, formado por un conjunto celular, entre las que destacan células de defensa inmunológica como los macrófagos, los linfocitos T, las células plasmáticas (un tipo de linfocito B), los mastocitos y los fibroblastos.

El comienzo de la enfermedad suele aparecer entre los 20 y los 40 años.

Causas

La sarcoidosis es una patología de causa desconocida pero parece ser en ella se produce una respuesta inflamatoria desproporcionada en personas genéticamente susceptibles a ello, tras una exposición a algunas situaciones que pueden desencadenar la sarcoidosis. Algunas de estas circunstancias serían:
  • Infecciones, ya sean virales, bacterianas o fúngicas (por hongos).
  • Alteraciones del sistema inmunitario donde las células inmunitarias no son capaces de llevar a cabo correctamente su función de eliminación de un cuerpo extraño quedando así el cuerpo extraño confinado en el interior de un granuloma
  • Inhalación de varios agentes, como sustancias químicas como el aluminio u orgánicas como el polen de los árboles también puede desencadenar la sarcoidosis. Al no ser capaz el sistema inmunitario de disolver dichos cuerpos, los encierra en un granuloma. Al ser de localización pulmonar, desemboca en una sarcoidosis.

Sarcoidosis: Prevención

Se desconoce la forma de prevenir la sarcoidosis ya que en la actualidad no se sabe con exactitud el agente que desencadena esta enfermedad. Puede haber predisposición genética por lo que un estudio genético pudiera ser considerado en familias con casos ya que se ha demostrado en la prevalencia de la sarcoidosis en estas familias es mayor comparada con el resto de la poblaciónn

Sarcoidosis: Tratamiento

El tratamiento de la sarcoidosis dependerá de los síntomas y del estadio de la enfermedad. Hay fases en los que no se tratará y se mantendrá una conducta expectante con revisiones periódicas. Cuando hay que tratar, el tratamiento de primera línea para la sarcoidosis son los corticosteroides, que actúan disminuyendo la inflamación al inactivar  temporalmente el sistema inmunitario. Los corticoides controlan bien los síntomas, pero no lo hacen indefinidamente, ni deben utilizarse por periodos de tiempo muy prolongados Dentro del tratamiento de segunda línea se encuentran otros fármacos como la azatioprina, la ciclofosfamida, la cloroquina, la hidroxicloroquina y el metrotexate que son fármacos inmunomoduladores que controlan las reacciones del sistema inmune y citostáticas  ya que impiden la proliferación de las células.

Sarcoidosis: Diagnóstico

El diagnóstico de la sarcoidosis normalmente es radiológico ya que en una radiografía de tórax se aprecian hallazgos que nos orientan a esta patología. Aunque hay ciertas patologías que también pueden cursar con granulomas como la tuberculosis, el linfoma o la hepatitis granulomatosa entre otros, esto obligará a profundizar en el diagnóstico a través de una serie de pruebas complementarias entre las que habría que destacar la biopsia del granuloma, analítica de sangre o un TAC de tórax.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR