¿Cuándo dar antibióticos a las mascotas? El problema de las resistencias #TuFarmacéuticoInforma  



Los antibióticos a las mascotas requieren siempre de receta por parte del veterinario y su uso debe evitarse siempre en la medida de lo posible

La administración de antibióticos a las mascotas debe comunicarse a las autoridades sanitarias

El problema de las resistencias a los antibióticos está considerado como uno de los mayores riesgos de salud pública de nuestra sociedad. Además, no solo afecta a los fármacos de uso humano, sino que también tiene un componente importante que implica a los medicamentos de uso animal. Por eso, en este videoconsejo el Consejo General de Colegios Farmacéuticos explica cuándo deben darse antibióticos a las mascotas. La respuesta es muy clara:

Solo deben dársele antibióticos a las mascotas tras la prescripción, es decir, la receta, de un veterinario. Este deberá haber comprobado previamente que la infección es causada por una bacteria sensible al antibiótico.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) han clasificado los antibióticos cuando se usan en animales sobre la base de las posibles consecuencias para la salud pública y los riesgos de resistencia.

Cuatro categorías de antibióticos de uso animal

La clasificación de la EMA y la AEMSPS establece cuatro categorías de antibióticos:

  • No autorizados para su uso en animales.
  • Antibióticos cuyo uso debe restringirse para mitigar los riesgos para la salud humana.
  • Aquellos que deben usarse con cautela, cuando no haya alternativas efectivas.
  • Y los que deben usarse con prudencia, evitando su uso innecesario.

El empleo de antibióticos en los animales ha de ser notificado a las autoridades sanitarias para su registro, control y seguimiento por parte, tanto de los veterinarios, como de los farmacéuticos.

Asimismo, y como norma general, deberá evitarse un uso innecesario. También deben seguirse siempre las recomendaciones del veterinario en relación con la dosis y la duración del tratamiento. No hacerlo puede afectar a la eficacia del mismo y permitir la supervivencia y selección de bacterias resistentes.

Al igual que sucede en los medicamentos de uso humano, los antibióticos se emplean para tratar enfermedades provocadas por bacterias, no por virus. Por lo tanto, es fundamental el diagnóstico correcto por parte del veterinario. Nunca se debe medicar a las mascotas por cuenta propia, ya que constituye una conducta de riesgo para su salud y para la de todos.

Forma parte del PRAN

El uso prudente y responsable de los antibióticos para evitar la aparición de resistencias es una prioridad para los farmacéuticos y forma parte del compromiso que tenemos como miembros del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN).

Una responsabilidad que implica a todos los actores desde un planteamiento colaborativo bajo el concepto de One Health o una sola salud. Un abordaje multidisciplinar en donde la salud humana y la sanidad animal están vinculadas, son interdependientes, afectan a los ecosistemas y hemos de cuidarlas entre todos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR