Dieta sana del bebé, ¿cómo hago para que mi hijo lleve una alimentación saludable?

Canal: Pediatría


La dieta sana del bebé se consigue a partir de platos únicos, cinco veces al día, compuestos por alimentos variados que aporten los micronutrientes necesarios para su crecimiento

Equilibrio y variedad son claves para lograr la dieta sana del bebé

Para garantizar la dieta sana del bebé, la clave es comenzar por que sus padres lleven una alimentación saludable, completa y equilibrada. Así lo ratifica en el vídeo el  Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online).

Controlar la dieta empieza por evitar vivir a fuerza de productos precocinados o industrializados. “Tienes que ser tú quien haga la mayoría de la comida que comemos en casa”, apunta el pediatra. Además, la dieta sana del bebé debe fundamentarse en la variedad, ya que conseguir un equilibrio entre los nutrientes es el verdadero reto hoy en día. Para lograrlo, conviene distinguir, apunta el doctor, entre:

  • Macronutrientes: hidratos de carbono, grasa, proteínas y agua (lo más básico).
  • Micronutrientes: aquí es donde encontrar el perfecto equilibrio es clave.

Tal como apunta el Dr. Garrido, “seguimos con el esquema de que, si mi hijo come poco, tengo que conseguir que coma más sea como sea, y sacrificamos la variedad a la cantidad”. Sin embargo, los niños, a partir del año de edad, empiezan a seleccionar la dieta, a decidir qué es lo que le gusta más y qué es lo que le gusta menos. Hasta el punto de que habrá determinados alimentos que será muy difícil que el niño acepte.

La solución a este problema, insiste el pediatra, no está en sustituir estos alimentos por otros que el niño sí come con facilidad, pues esto se traduce en una dieta menos variada y equilibrada, máxime si los alimentos resultan ser de peor calidad. “Este error solo lleva a fomentar el problema del sobrepeso”, añade el pediatra en el vídeo.

Cómo lograr la dieta sana del bebé

De acuerdo con el Dr. Jesús Garrido, los verdaderos trucos para lograr la dieta sana del bebé, completa, variada y equilibrada, está en preocuparse de que el niño solo tenga acceso a la comida cinco veces al día:

  • Desayuno
  • Media mañana
  • Comida
  • Merienda
  • Cena

Y, además, que cada uno de esos platos sea lo más variado posible. Lo mejor es ofrecer cinco comidas de plato único en las cuales, si el niño tiene hambre, va a comer. Si no tiene hambre, va a pasar, pero “no es un problema si en una comida no come, porque no lo vamos a dejar seis días sin comer”, aclara el Dr. Garrido. Y concluye con su consejo: “Deja de preocuparte de verdad por la cantidad y empieza a preocuparte por la variedad”.

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR