¿Qué es la mielopatía cervical por espondilosis cervical?



Una mielopatía cervical es la comprensión lenta y prolongada de la médula espinal que puede producir parálisis en brazos y piernas, entumecimiento o inestabilidad, entre otros síntomas
Enfermedades y patologías relacionadas: Hernia discal

La mielopatía cervical se diagnostica mediante exploración física y pruebas de imagen

Una mielopatía cervical es la comprensión lenta y prolongada de la médula espinal, que se puede producir debido a espondilosis cervical (artrosis de la columna cervical). Esta también puede ocasionar estrechamiento de la salida de las raíces nerviosas con radiculopatías (disminución de la función sensitiva o motora de una raíz nerviosa).

Las causas habituales de la mielopatía cervical por espondilosis cervical son:

  • Los osteofitos vertebrales: crecimientos anormales de hueso en las superficies articulares.
  • Las hernias discales.
  • La hipertrofia del ligamento amarillo, esto es, el crecimiento del tejido que limita la flexión de la columna, para evitar que se produzcan lesiones.

Síntomas de la mielopatía cervical

En general, la mielopatía cervical produce diferentes síntomas, como:

  • Parálisis en miembros superiores (hombros, brazos y manos) e inferiores (piernas y pies).
  • Parestesias en forma de entumecimiento y hormigueos.
  • Reflejos exaltados: aumento de las reacciones involuntarias del cuerpo al recibir golpes en los tendones, lo que provoca contracciones musculares exageradas.

Los pacientes manifiestan:

  • Aumento de la base de sustentación al caminar e inestabilidad.
  • Dificultad a la hora de abrochar botones o coser.
  • En casos graves, puede presentar alteraciones en los esfínteres.

Diagnóstico y tratamiento

La exploración física con pruebas específicas aumentarán la sospecha del cuadro clínico. El diagnóstico de la espondilosis cervical y la mielopatía cervical se realiza con radiografías, resonancias magnéticas y TAC, así como diferentes pruebas de neurofisiología.

En función de la evolución, podemos realizar observación y tratamiento conservador en determinados pacientes.

Sin embargo, cuando la afectación es grave o progresiva, puede estar indicado un tratamiento quirúrgico con el objetivo de liberar las estructuras comprometidas.

El abordaje (anterior o posterior) y la técnica quirúrgica, como artrodesis cervical anterior (fijación de un segmento de la columna cervical de manera irreversible), laminoplastia (descompresión de la médula espinal cervical) o laminectomía (extracción de la parte posterior de la vértebra que cubre el conducto vertebral -lámina- para crear espacio), dependerá de los hallazgos en las pruebas de imagen.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR